martes, 1 de junio de 2010

Sol de Medianoche- Cap. 18 Nómadas

Capítulo 18 Nómadas

Todo había salido mal aquella tarde.Ahora nos encontrábamos en una desenfrenada carrera, tratando de llegar a casa de Bella antes que James terminara con la vida de su padre.
Apreté mis manos contra el volante, el recuerdos de las horas pasadas quemaban mi mente….
“Uno tras otro llegaron al borde del campo y se acercaron lentamente hacia nosotros. Carlisle, Emmett y Jasper salieron hacia su encuentro.
Aquel que parecía ser el líder se llamaba Laurent.Su mente albergaba numerosos y terribles recuerdos, al parecer tenía tantos años como Carlisle.Hablaba con soltura nuestro idioma pero con un marcado acento francés.Sus recuerdos me mostraron grandes palacios y horribles
cloacas, era tan marcada la diferencia como el día y la noche. En algún tiempo de su existencia había gozado de comodidades, disfrutado de lo bueno de la vida humana, mucho tiempo había transcurrido desde aquello.
—Creíamos haber oído jugar a alguien, me llamo Laurent, y éstos son Victoria y James—. Dijo a mi padre.
—Yo soy Carlisle y ésta es mi familia: Emmett y Jasper; Rosalie, Esme y Alice; Edward y Bella—. Les dijo mi padre, señalando a cada uno sin dedicar a ello mucha importancia. Sabia muy bien lo que estaba haciendo.
El que se llamaba James era sumamente astuto, solo le bastó una rápida mirada al grupo para comprender que Emmett era el mas fuerte de todos. Agradecí que no considerara las chicas como potenciales contrincantes, y claro que no se fijó mucho en Bella.
— ¿Hay sitio para unos pocos jugadores más?—. Preguntó Laurent, con muchas ganas de conocernos.
—Bueno, lo cierto es que acabamos de terminar el partido, pero estaríamos verdaderamente encantados en otra ocasión. ¿Pensáis quedaros mucho tiempo en la zona?.
Laurent hablo de sus planes de viaje y mi padre le previno de no cazar en esta zona ya que nos pertenecía.
—Claro—. Dijo Laurent. —No pretendemos disputaros el territorio, de todos modos, acabamos de alimentarnos a las afueras de Seattle—.
¡Mentía!. Podía ver en su mente como disfrutaba recordando la caza del día anterior.
La hembra se llamaba Victoria, era prácticamente un animal, había vivido toda su existencia sin interactuar con los humanos.
Aunque todos vestían como excursionistas, solo bastaba una segunda mirada para comprender que no lo eran, claro que nadie había podido dar la segunda mirada.Eran rápidos y despiadados con sus víctimas, la bondad era solo una característica de mi familia.
Carlisle amablemente los invitó a casa para poder darnos tiempo y marcharnos. Mi padre jugaba con la curiosidad de ellos, habían notado nuestras ropas y el color dorado de nuestros ojos.Todo estaba resultando de acuerdo a lo planeado por mi padre, verdaderamente estaba logrando convencer al grupo con la ayuda de Jasper que distendía la atmósfera.
—Os mostraremos el camino si queréis venir con nosotros—. Dijo por fin mi padre. —Emmett, Alice, id con Edward y Bella a recoger el Jeep—.
Ya éramos libres para ir sin despertar sospechas. Sin embargo en ese preciso momento, la calidad corriente de aire resoplo por lo bajo en dirección hacia Laurent y su grupo, llevando con ella la esencia de Bella.
Un par se segundos después James había descubierto a Bella y se disponía a tomarla, me agazapé interponiéndome entre ellos, todo mi cuerpo vibro mientras emitía un fuerte rugido. En su mente vi como planeaba atacar sin importar que yo me interpusiera en su camino.
En su cabeza las imágenes de todas sus víctimas se sucedían una tras otra, ya muchos años había vivido y el único placer que tenía en esta existencia, era cazar y matar despiadadamente a sus víctimas.Disfrutaba de placer que le daban las suplicas y los llantos de los pobres humanos que por desgracia se cruzaban en su camino.
La voz de mi padre, me trajo de vuelta.
—Ella está con nosotros—. Les informó.
— ¿Nos habéis traído un aperitivo?—. Dijo Laurent, mientras se acercaba hacia nosotros.
Rugí con todas mis fuerzas, contraje mis labios dejando al descubierto mis dientes.
Laurent retrocedió al ver lo que estaba realmente sucediendo.
—¡He dicho que ella está con nosotros!—. Le repitió mi padre, estaba vez dejando de lado su tomo amable.
Laurent no entendía nuestro actuar, se sentía desconcertado, para él solo era otra humana.
Emmett se unió a Carlisle y ante la presencia de este, James comprendió que no solo era yo quien protegía a Bella si no toda la familia.
“Creen que me detendrán? Tal vez no la tenga hoy, pero no podrán estar siempre con ella y cuando eso suceda yo sabré aprovechar mi oportunidad. Ahh. Que delicioso es su aroma ¿Y la quiere solo para el?. Pues yo la tendré solo para mi”Pensaba James, mientras lentamente abandonaba su postura de ataque.
“Solo un poco de paciencia”.
Apreté mis puños y estuve a punto de saltar sobre el, pero temí que los otros fueran por Bella.
El no la atacaría ahora, no delante de toda la familia.
Quise tomar a Bella y huir donde fuera, no importaba donde, quería sacarla de la vista que ese despreciable rastreador.
Mi padre dialogaba con Laurent, él nada tenía en nuestra contra o de Bella, él no quería enemistarse con mi padre, es mas, estaba un tanto encantado con el.
—Aún nos gustaría aceptar vuestra invitación—. le dijo este a mi padre, prometiéndole que no atacarían a Bella.
James se encontraba ahora furioso con aquellas declaraciones, Laurent no representaba nada para él, solo permanecía junto a el por conveniencia dado los años de existencia que tenia Laurent.
Victoria se debatía internamente, no tenía muy claro que hacer, solo esperaba un movimiento, no le importaba quien lo hiciera primero.
—Os mostraremos el camino Jasper, Rosalie, Esme—. Dijo mi padre. Ellos se interpusieron entre nosotros, Alice se reunió junto a Bella y Emmett cubría la retaguardia. Por fin me sentí un poco mas seguro para poder relajar mi postura , pero sin dejar de vigilar a James quien retrocedió ante nuestra formación.
“No será aquí ni ahora, pero tarde o temprano será mía”.
—Vamos Bella—. Dije retrocediendo lentamente pero ella no se movía, nunca odié mas su condición humana como en ese momento, la tome por el brazo jalándola levemente, Bella se encontraba petrificada por el miedo y cuando despertó de su letargo por poco cae al suelo.
Demasiado lento fue nuestro andar hasta el borde del bosque, cuando por fin logramos llegar la subí a mi espalda y corrí con todas mis fuerzas hacia el coche. Alice y Emmett no pudieron con mi paso y los deje atrás fácilmente. Solo cuando había dejado en el asiento trasero a Bella llegaron junto a nosotros.
Me lancé hacia la carretera a toda velocidad, no sabía exactamente hacia donde debía huir. De una cosa estaba seguro, el primer lugar donde James buscaría seria en el pueblo, cualquier otro lugar era igual de bueno para mi.
Debía ver cada detalle ¿Hasta donde nos acompañarían mis hermanos? No quería separarlos de la familia, Esme seguramente ya estaba sufriendo demasiado.
¿Y que pasaría con Rosalie y Jasper? Ellos no soportarían vivir sin Emmett y Alice.Y yo no soportaría vivir con ellos sabiendo que eran infelices por mi culpa, por mi falta de criterio, por mi estupidez.
¡Maldita sea!... ¡Maldito el momento en que se me ocurrió!... ¡Maldito partido!...
— ¡Maldita sea, Edward! ¿Adonde me llevas? —. Escuche de pronto las palabras de Bella.
—Debemos sacarte de aquí, lo más lejos posible y ahora mismo—. Le dije tratando se sonar calmado.
Bella no comprendía, no había visto como funcionaba la mente de James.Aquello no pararía, no terminaría jamás. Siempre estaría tras nosotros, nunca dejaría de darnos caza.
Ella gritaba para que la llevara de vuelta a su casa Emmett tuvo que hacerse cargo de ella ya que no paraba de tirar del arnés.
— ¡No! ¡Edward, no puedes hacer esto!—.
—He de hacerlo, Bella, ahora por favor, quédate quieta—.
¿Que se suponía que hiciera? ¿Dejarla en casa como si nada hubiera ocurrido?De verdad lo sentía por su padre, creo que me estaba ganando su simpatía, pero nada más podía hacer.
Bella se encontraba descontrolada, decía que su padre llamaría al FBI, que no pararía hasta dar con mi familia, no quería que arruináramos nuestra “vida” por su causa, pero aquello no era su culpa, la culpa era toda mía y ahora debía pagar el precio.
—Edward, dirígete al arcén—. Dijo Alice repentinamente.
No quería sentir odio por mi hermana, aquello me lastimaba, no ahora que los necesitaba mas que nunca. Había deseado tanto que sus visiones no fueran ciertas, quería tener una ventana, como decía Emmett. ¿Y que había pasado? Se había equivocado y de la peor manera.
El destino se reía en mi cara. Estaba empecinado en terminar con al existencia de Bella no importaba que decisión tomara. Ahora estaba seguro que si nos hubiéramos quedado en su casa, el mismo James habría tocado a su puerta.
Alice me pedía ahora que habláramos. ¿Que habláramos de que?Le recordé que estábamos frente a un rastreador ¿O nadie lo había notado?Pero ni ella o Emmett contestaron.
—Para en el arcén, Edward—. Volvió a decir mi hermana. —Hazlo, Edward—.
Pero yo no tenía la intención de hacerlo, es mas, si ellos querrían bajar deberían hacerlo saltando por la ventana. Detenerme no estaba entre mis opciones.
—Escúchame—. Le dije a Alice sin mirarla. —Le he leído la mente, el rastreo es su pasión, su obsesión, y la quiere a ella, Alice, a ella en concreto, la cacería empieza esta noche—.
Alice trataba de convencerme con estúpidos argumentos. El sabría donde buscar esa era su especialidad y con el aroma de Bella no le tomaría mucho tiempo encontrar su casa.
— ¡Charlie! ¡No podéis dejarle allí! ¡No podéis dejarle!—. Gritaba ahora Bella.
—Bella tiene razón—. Dijo Alice.
Emmett se sumó a ellas, argumentando que podríamos contra el. Aclaré que no solo sería James, también deberíamos enfrentar a Victoria y Laurent.
—Somos suficientes para ellos—. A el no le molestaba la idea.
—¡Tendremos que matarlos, a los tres!—. Grite tratando que entendieran.
Nunca nos habíamos enfrentado a muerte con ninguno de nuestra especie, ni con nadie y ahora estábamos planeando terminar con tres de una vez.
—Hay otra opción—. Dijo Alice, pero ya no confiaba en sus visiones.
— ¡No—hay—otra—opción!—.
La mente de mi hermana era un caos.
Bella habló rompiendo nuestro enlace.
— ¿Querría alguien escuchar mi plan?—.
—No—. Le respondí furioso.
“No seas un idiota Edward”. Pensó Alice. “Es su padre y esto no ha sido culpa de ella. Todo esto es mi culpa, si quieres culpar a alguien, cúlpame a mi”
Pero yo ya lo había hecho, me debatía entre lo que sabía que era cierto y lo que la rabia me hacia sentir. Amaba a mi hermana y sabía que ella me amaba, así como también amaba a Bella, sabía que ella habría echo todo lo posible por evitar esta situación.Pobre Alice, ella también sufría, casi tanto como yo.
—Escucha, llévame de vuelta—. Dijo Bella suplicante.
—No— . Le dije pero no le importo en lo mas mínimo y continuó hablando. Quería ir a su casa, le diría a su padre que estaba cansada de Forks y que se marchaba,si James se encontraba esperándola, vería que ella se marchaba y eso dejaba fuera de peligro a su padre. También dejaba fuera a mi familia y a mi, ya que su padre confirmaría que se había ido por su propia cuenta.
—Vamos a hacerlo de esta manera—. Le dije mientras emprendimos el camino de vuelta a Forks. —Cuando lleguemos a la casa, si el rastreador no está allí, la acompañaré a la puerta. Dispones de quince minutos a partir de ese momento, Emmett, tú controlarás el exterior de la casa, Alice, tú llevarás el coche, yo estaré dentro con ella todo el tiempo, en cuanto salga, lleváis el Jeep a casa y se lo contáis a Carlisle.
Claro que a Emmett no le gusto la idea de dejarlo fuera.
—Iré contigo—. Me dijo, pero yo no sabía cuanto tiempo estaríamos fuera, lo último que necesitaba era que también Rosalie nos diera caza.
—Si el se encuentra ahí, no parare— . Les dije
Pero Alice prometió que no lo estaría.
— ¿Qué vamos a hacer con el Jeep?—. Me preguntó ella.
Cuando le dije que ella lo llevaría a casa, todo volvió a ponerse color de hormiga, parecía que cada vez que yo decía algo todos se oponían.
Ahora Alice quería viajar con Bella y Jasper para despistar a James, decía que el sabía que yo nunca la dejaría, bueno en algo tenía razón, pero la sola idea de alejarme de ella era inconcebible, ridícula.
Desafortunadamente tenían razón en todo lo que decían. Yo debía permanecer en Forks para calmar la curiosidad de su padre, no fuera a pensar que nos habíamos fugado.Con Bella fuera de la vista de James gozaríamos mas libertad para darle caza libremente, sin tener que preocuparme por ella.Además el pensaría que ella aun estaba en la ciudad ya que se había dado cuenta que estaba dispuesto a dar mi vida por ella”.

…Y aquí me encuentro, aferrado al volante, vencido y resignado a dejarla ir con Alice y Jasper.
—Bella si te pones en peligro y te pasa cualquier cosa, cualquier cosa, te haré personalmente responsable. ¿Lo has comprendido?—.
—Sí —. Fue lo único que dijo a mis tontas amenazas.
Me volví para hablar ahora con Alice. Le pregunte si Jasper podría manejar el tener a Bella tan cerca y además hacerse responsable de ella, pero ella dijo que si, que debía confiar, que lo estaba haciendo muy bien teniendo todo en cuenta.

Ya estamos llegando al pueblo y yo me estoy muriendo…
Blog Widget by LinkWithin