domingo, 29 de mayo de 2011

Amanecer-Libro 3-Bella-Cap.8 Brillante

Cap. 8 Brillante
“No se cuánto deberíamos decir a Renee acerca de esto,” dijo 
Charlie, vacilando con un pie hacia fuera la puerta. Se estiró, y 
entonces su estómago gruñó.  
Cabeceé. “Lo sé, yo no deseo que ella enloquezca. Mejor para 
protegerla. Este asunto no está para los pusilánimes.”  
Sus labios se torcieron hacia un lado con arrepentimiento... 
“Habría intentado protegerte, también, si hubiera sabido. ¿Pero 
supongo que tu nunca entraste en la categoría de pusilánime, no 
es cierto?”  
Sonreí detrás, tirando una respiración ardiente a través de mis 
dientes.  
Charlie acarició a su estómago ausente. “Pensaré en algo. 
¿Tenemos tiempo para discutir esto, cierto?  
“Cierto,” le prometí.  
Había sido un día largo en cierto modo, y tan breve en otros. 
Charlie estaba atrasado para la cena - Sue Clearwater cocinaba 
para él y Billy. Esta iba a ser una tarde torpe, pero por lo menos él 
estaría comiendo el alimento verdadero; Estaba feliz de que 
alguien intentara no hacerlo morir de hambre debido a su escasa 
capacidad de cocinar. La tensión de todo el día había hecho que 
los minutos pasaran lentamente; Charlie no relajo su postura. Pero 
tampoco tenía ninguna prisa en irse. Estaba mirado  dos juegos 
enteros – afortunadamente tan absorto en sus pensamientos que 
olvidaba las obvias bromas de Emmett cada vez más marcadas y 
menos fútbol -relacionando cada uno aparte – y después- los 
comentarios del partido, y después las noticias, sin moverse hasta 
que Seth le recordó la hora.  
“¿Vas a ir para arriba con Billy y mi mamá, Charlie? Vamos. 
Bella y Nessie estarán aquí mañana. ¿Consigamos algo comida,  - 456 -
eh?“ Había estado claro en los ojos de Charlie que  no le había 
hecho gracia la broma de Seth, sino que él le enseño la salida. La 
duda todavía estaba allí como si estuviera en pausa. Las nubes 
enrarecían, la lluvia se había ido. El sol pudo incluso hacer una 
aparición justo a tiempo para fijarse. “Jake dijo que los chicos me 
van a sacar,” murmuró ahora hacia mí.  
“yo no quería hacerlo si es que había alguna salida alrededor... 
Por eso todavía estamos aquí.”  
“Él dijo que podían quedarse durante un momento, pero 
solamente si soy bastante resistente, y si puedo mantener mi boca 
cerrada.”  
“Sí… pero no puedo prometer que nunca nos iremos, papá. Es… 
muy complicado.” 
“Necesitaba saber.” me recordó.  
“Cierto.”  
“Me visitaran, aunque, tengan que irse?”  
“Lo prometo, papá. Ahora que tú sabes lo suficiente, pienso que 
esto puede funcionar. Estaré tan cerca como tu quieras.”  
Él masticó con sus labios por medio segundo, después se inclinó 
lentamente hacia mí con sus brazos cautelosamente extendidos. 
Cambié a Renesmee - dormía ahora - en mi brazo izquierdo, 
apreté mis dientes, sosteniendo mi respiración, y envolviendo mi 
brazo derecho muy ligeramente alrededor de su caliente, y suave 
cintura.  
“Mantenlo cerrado, Bells,” él masculló. “Realmente cerrado.”  
“Te quiero papá,” susurré través de mis dientes.  
Él tembló y se apartó. Caí sobre mi brazo.   - 457 -
“Yo también te quiero pequeña. Otras cosas han cambiando, pero 
eso no” Él tocó con un dedo la mejilla rosada de Renesmee. “Ella 
se parece mucho a ti.”  
Mantuve mi expresión ocasional, aunque me daba lo mismo. 
“Creo que más bien a Edward” Vacilé, y entonces agregué, “ella 
tiene sus mismos rizos”  
Charlie comenzó, resoplando. “Eeeh supongo que a su abuelito” 
El movió su cabeza dudoso. 
“Me la puedo quedar?”  
Me quedé boquiabierta y posteriormente me tranquilicé. Después 
de considerar por medio segundo y de juzgar el aspecto de 
Renesmee - ella miraba fuera - Decidí que tentaba demasiado mi 
suerte, puesto que iban las cosas tan bien hoy…  
“Aquí,” dije, sosteniéndola lejos de él. Él automáticamente hizo 
un círculo torpe con sus brazos, y metí Renesmee en el círculo. Su 
piel no era tan caliente como la suya, sino que me hizo cosquillas 
en la garganta para sentir el calor que fluía debajo de su garganta. 
Se estremeció la parte donde mi piel blanca lo rozó. No estaba 
segura si esto era una reacción a mi nueva temperatura o era algo 
psicológico.  
Charlie gruñó, mientras que él sentía su peso. “Ella es… robusta”  
Fruncí el ceño. Yo la sentía tan ligera como una pluma. Quizá mi 
báscula estaba apagada.  
“Robusto es bueno,” dijo Charlie, viendo mi expresión. Entonces 
él murmuró a si mismo, “ella necesitará ser resistente, rodeada 
por todas estas locuras.” Él despidió sus brazos suavemente, 
sacudiéndose un poco de lado a lado. “La bebe mas bonita que he 
visto, incluyéndote, chica. Lo siento, pero es la verdad”. 
“Lo se.”   - 458 -
“Linda bebe,” dijo otra vez, pero estaba más cercano a la bebe 
esta vez.  
Podía verlo en su cara – podía verla crecer allí. Charlie era tan 
indefenso contra su magia como el resto de nosotros. Dos 
segundos en sus brazos, y ella ya lo había poseído.  
“¿Puedo volver mañana?” 
“Seguro, papá. Por supuesto. Estaremos aquí. “ 
“Deben estar aquí.” Dijo severamente, pero su expresión era 
suave, el seguía mirando a Renesmee. “Te veré mañana, Nessie.”  
“Tu, también!”  
“¿Huh?”  
“Su es Renesmee. Como Renee y Esme, puestos juntos. Sin 
ninguna variación.” Luché para calmarme sin contener la 
respiración esta vez.  
“¿Quieres oír su segundo nombre?”  
“Seguro.”  
“Carlie. Con la C. Como Carlisle y Charlie puestos juntos”.  
Charlie hizo un movimiento extraño con los ojos mirando hacia 
arriba, tomándome fuera de guardia. “Gracias, Bells.”  
“Gracias, papá. Todo ha cambiado rápidamente. Mi cabeza no ha 
parado de girar. Si no te tuviera ahora, no sabría  como mantener 
los pies en la tierra.” Si le hubiese estrechado la mano, se daría 
cuenta de lo que soy realmente. Esto era probablemente más de lo 
que el necesitaba.  
El estómago de Charlie gruñó.   - 459 -
“Ve a comer, papá. Nosotras estaremos aquí.” Recordé como se 
sentía, esa primera inmersión incómoda en la fantasía - la 
sensación de que todo desaparecería a la luz del sol naciente.  
Charlie asintió a regañadientes y luego me regreso a Renesme. Él 
echó un vistazo por delante de mí en la casa; sus ojos parecieron 
un poco salvajes por un minuto como si mirara fijamente 
alrededor de la brillante y grande habitación. Todavía estaban 
todos allí, además de Jacob, a quién podía oír asaltando el 
refrigerador en la cocina; Alice holgazaneaba en el escalón 
inferior de la escalera con la cabeza del Jasper en su regazo; 
Carlisle tenía su cabeza metida en un libro gordo sobre su regazo; 
Esme tarareaba a si misma, dibujando en una libreta, mientras que 
Rosalie y Emmett crearon un monumental castillo de naipes bajo 
la escalera; Eduardo estaba a la deriva en su piano y tocaba muy 
bajo para si mismo. No había evidencia de que el día venía a un 
cierre, que puede ser que sea hora de comer o de cambiar de 
actividades con preparación para la tarde. Algo intangible había 
cambiado en la atmósfera. Los Cullens usualmente no trataban tan 
duramente –la charada sobre ser humanos era llevada
tranquilamente, lo suficiente para que Charlie no sintiera la 
diferencia. 
Él se estremeció, sacudió su cabeza, y suspiro. “Te veo mañana, 
Bella.” frunció el ceño y después agregó, “Quiero decir, no es 
como si no te vieras… bien. Me acostumbraré a ello”. 
“Gracias, papá.”  
Charlie cabeceó y caminó cuidadosamente hacia su coche. Lo 
miré conducir hacia lo lejos; no fue hasta que oí sus neumáticos 
rechinar en la autopista que me di cuenta de lo que había hecho. 
Realmente había terminado el día y sin lastimar a Charlie. Todo 
yo sola. ¡Debo tener súper poderes!  
Parecía demasiado bueno para ser verdad. ¿Podría realmente tener 
a mi nueva familia y algo de la vieja también? Y yo que había 
pensado que ayer había sido un día perfecto.   - 460 -
“Wow,” susurré. Parpadeé y sentía el tercer sistema de lentes de 
contacto desintegrarse. El sonido del piano terminó, y los brazos 
de Edward estaban alrededor de mi cintura, su barbilla descansaba 
sobre mi hombro.  
“Robaste las palabras de mi boca.”  
“Edward, lo logré!”  
“Tú lo hiciste, eres increíble. Todo lo que te preocupaba de ser un 
neófito, y todo lo saltas en conjunto” Él rió tranquilamente.  
“No estoy realmente seguro de que ella sea un vampiro, aún 
menos que sea una neófita,” Emmett habló debajo de  las 
escaleras. “Ella es tan dócil.”  
Todos los comentarios embarazosos que él había hecho frente a 
mi padre sonaron en mis oídos otra vez, y era probablemente algo 
bueno tener en mis brazos a Renesmee en ese momento. Aunque 
no ayudara a mi posición, gruñí bajo mi respiración.  
“Oooo, aterrador,” Emmett rió.  
Silbé, y Renesmee se retorció en mis brazos. Ella parpadeo 
algunas veces, después miraba alrededor, su expresión era de 
confusión. Ella olfateó, después miró mi rostro.  
“Charlie vendrá mañana,” le aseguré aseguró. 
“Excelente,” dijo Emmett. Rosalie rió con él esta vez.  
“No fue brillante, Emmett,” dijo Edward con desden. Retiró de 
mis manos a Renesmee.  
Él guiñó cuando vacilé, y por eso, un poco confundida, se la di.  
“Qué quieres decir?” Emmett exigió.  
“Es un poco pesado, no lo crees, poner al vampiro más fuerte de 
la casa en mi contra?” Emmett lanzó hizo su cabeza hacia atrás y 
resopló. “Por favor!”   - 461 -
“Bella,” Edward me murmuró mientras que escuchaba Emmett de 
cerca, “recuerdas hace unos meses, te pedí que me hicieras un 
favor cuando fueras inmortal?”  
Eso sonó una campana débil. Olvidé las conversaciones humanas 
borrosas. Después de un momento, recordé y jadeé, “Oh!”  
Alice soltó una larga risa. Jacob hizo su cabeza aún lado, su boca 
estaba llena de comida.  
“Qué?” Emmett gruñó.  
“En serio?” le pregunté a Edward.  
“Confía en mi,” me dijo.  
Respiré profundamente. “Emmett, cómo te sientes para una 
apuesta?”  
Él se puso de pie inmediatamente. “Impresionante. Adelante”  
Mordí mi labio por un segundo. Él era tan enorme.  
“A menos que tengas miedo… ¿? “Emmett sugirió.  
Acomodé mis hombros. “Tu. Yo. Una lucha de brazos (fuercitas). 
En la mesa del comedor. Ahora” Emmett hizo una mueca.  
“Em, Bella,” Alice dijo rápidamente, “pienso que Esme le tiene 
bastante cariño a esa mesa. Es una antigüedad”  
“Gracias,” articuló Esme.  
“No hay problema,” dijo Emmett con una sonrisa destellante. 
“Por aquí, Bella.”  
Lo seguí hacia fuera, a la parte posterior, hacia el garaje. Podía oír 
a todos los demás caminar atrás de nosotros. Había  una inmensa 
roca de granito, bastante grande que se sobresalía  por encima del 
resto de las rocas cerca del río. Aunque la roca grande era poco  - 462 -
redonda e irregular, haría el trabajo. Emmett colocó su codo en la 
roca y me agitó hacia adelante.  
Estaba nerviosa otra vez pues miré los gruesos músculos en el 
brazo de Emmett contraerse, pero mantuve mi rostro  tranquilo. 
Edward había prometido que sería más fuerte que cualquier 
persona durante algún tiempo. Él se parecía muy confiado sobre 
esto, y me sentí muy fuerte. ¿Qué tan fuerte? Me pregunté, 
mirando los bíceps de Emmett. No tenia ni dos días de haber sido 
transformada, aunque, y eso debería contar para algo. A menos 
que nada fuera normal en mí. No era quizá tan fuerte como 
neófita normal. Tal vez es por eso que el control era tan fácil para 
mí. Intenté parecer despreocupada mientras fijé mi codo contra la 
piedra.  
“Está bien, Emmett. Yo gano, y no puedes decir ni una palabra 
más sobre mi vida sexual a cualquier persona, ni siquiera Rose. 
Ninguna alusión, ninguna insinuación - ningún nada.”  
Sus ojos se empequeñecieron. “Trato. Yo gano, y va a ser mucho 
peor.”  
Él oyó parar mi respiración y sonrió malvadamente.  No había 
indirecta de fanfarronería en sus ojos.  
“Te vas a dejar vencer tan fácilmente, pequeña hermana?” se 
burlo Emmet.  
“¿Muy salvaje para ti? Aposto a que la cabaña no tiene ni un 
rasguño.” Él rió. “Edward no te dijo cuantas casas  hemos 
destruido Rose y yo?”  
Cerré fuertemente mis dientes y agarre su mano grande. “Uno, 
dos -”  
“tres,” él gruñó, y empujo contra mi mano.  
Nada sucedió.   - 463 -
Oh, podía sentir la fuerza que él ejercía. Mi nueva mente parecía 
bastante buena en todas las clases de cálculos, y así que podía 
decir que si él no hacia frente a cualquier resistencia, su mano 
derecha hubiera golpeado a través de la roca sin ninguna 
dificultad. La presión aumentó, y me preguntaba aleatoriamente si 
un carro del cemento que hace cuarenta millas por hora con un 
marcado descenso tendría la misma energía. ¿Cincuenta millas 
por hora? ¿Sesenta? Probablemente más. 
No era lo suficiente como para moverme. Su mano empujada 
contra la mía con el chocando nuestras fuerza, pero no era 
desagradable. Sentía que era bueno de una manera extraña. Había 
tenido mucho cuidado desde la vez última que desperté, 
intentando, tan difícilmente el no romper cosas. Poder usar mis 
músculos era extraño. Dejé que mi fuerza fluyera sin refrenarla.  
Emmett gruñó; arrugó su frente y su cuerpo entero formó una 
línea rígida como un obstáculo hacia mi mano.  
Lo dejé sudar –figuradamente- por un momento, mientras 
disfrutaba la sensación de esa fuerza loca que salía a través de mi 
brazo.  
Algunos segundos, aunque, me sentía ligeramente aburrida con 
esto; Emmett perdió una pulgada. Me reí. Emmett gruñó a través 
de sus dientes.  
“Mantén la boca cerrada” le recordé, y entonces rompí su mano 
en la gran roca redonda. El eco de la fractura retumbó en los 
árboles. La roca se estremeció, y un pedazo - alrededor de un 
octavo de su tamaño – se quebró con una línea invisible en la 
ruptura y se estrelló en la tierra. Cayó en el pie  de Emmett, y me 
reí disimuladamente. Podría oír la risa tenue de Jacob y de 
Edward.  
Emmett golpeó el fragmento de la roca con el pie a través del río. 
Cortó un joven arce por la mitad antes de hacer un ruido sordo en 
la base de un abeto grande, que se sacudió y después cayó en otro 
árbol.   - 464 -
“Mañana la revancha”.  
“No voy a usar todo esto rápidamente,” le dije. “Quizá deberías 
darme un mes.” Emmett gruñó, destellando sus dientes. 
“Mañana.”  
“Hey, lo que sea que te haga feliz, hermano mayor.”  
En cuanto el estuvo al acecho, Emmett golpeo el granito, 
rompiendo en avalancha de cascos y polvo.. Fue algo aseado, de 
una manera infantil.  
Fascinado por la innegable prueba de que era el vampiro más 
fuerte que hubiera sabido, puse mi mano, mis dedos  se 
extendieron contra la roca. Entonces enterré mis dedos lentamente 
en la piedra, aplastando en lugar de excavar; la consistencia me 
recordó a un queso duro. Terminé con un puñado de grava.  
“Genial,” mascullé.  
Con una sonrisa extendida en mi cara gire en un repentino circulo 
y con el otro lado de mi mano golpee la roca. La piedra crujió y se 
partió y - con una gran cantidad de polvo – se partió en dos.  
Comencé a reír nerviosamente.  
No presté mucha atención a las risas ahogadas detrás de mí 
mientras que golpeaba y pateaba el resto de al roca convirtiéndola 
en fragmentos. Tenía demasiada diversión, riéndome  todo el 
tiempo.  
No fue hasta que oí una nueva risita pequeña, un alto repique de 
campanas, que me aparte lejos de mi juego tonto.  
“¿Ella esta riendo?”  
Todos miramos fijamente a Renesmee con la misma expresión 
muda por la impresión, la misma que debió haber estado en mi 
rostro.   - 465 -
“Sí,” dijo Edward.  
“Quién no se ríe?” Jake murmuró, rodando sus ojos. 
“Dime si tu nunca has perdido, perro,” Edward estaba bromeando, 
no había antagonismo en su voz. 
“Eso es diferente,” dijo Jacob, y miré con sorpresa mientras que él 
fingía darle un golpe al hombro de Edward. “Supuestamente Bella 
es un adulto. Casada y es mamá y todo eso. ¿No debería tener 
más dignidad?”  
Renesmee frunció el ceño, y tocó la cara de Edward.  
“Qué quiere?” Pregunté.  
“Menos dignidad,” dijo Edward con una mueca. “Ella  se estaba 
divirtiendo tanto al verte, gozando.”  
“Soy divertida?” le pregunté a Renesmee, lanzándome hacia atrás 
para poder alcanzarla a la vez que ella se acercó a mí. La tomé de 
los brazos de Edward y le ofrecí el pedazo de la roca que se 
encontraba en mi mano.  
“Quieres intentar?” Ella sonrió con esa sonrisa que brillaba y 
tomó la piedra con ambas manos. Ella la exprimió, frunció el ceño 
mientras se concentraba. Hubo un sonido pequeño, y  un poco de 
polvo. Frunció el ceño, y sostuvo el pedazo hasta a mí.  
“Voy a hacerlo,“ dije, pellizcando la piedra en la arena.  
Ella aplaudió y rió; disfrutando el delicioso sonido que ella hizo.  
El sol estalló repentinamente a través de las nubes, tirando las 
lagas vigas de rubí y del oro a través nosotros diez, y me perdí 
inmediatamente en la belleza de mi piel bajo la puesta del sol. 
Deslumbrado por él.  
Renesme frotó ligeramente las facetas lisas del diamante, después 
puso su brazo al lado mío. Su piel tenía apenas una luminosidad  - 466 -
débil, sutil y misteriosa. Nada que la guardaría adentro en un día 
asoleado como mi brillante destello. Ella tocó mi cara, pensando 
en la diferencia y sintiéndose la contrariedad.  
“Tu eres la más bonita,” le asegure.  
“No estoy seguro de coincidir con eso, “dijo Edward, y cuando di 
vuelta para contestarle, la luz del sol en su cara  me atontó en 
silencio.  
Jacob tenía su mano delante de su cara, fingiendo ocultar sus ojos 
del fulgor. “Rara Bella” comentó.  
“Qué asombrosa criatura es ella,” murmuro Edward, casi de 
acuerdo, como si el comentario de Jacob fuera un cumplido. Él 
estaba al mismo tiempo deslumbrante y deslumbrado. 
Era una sensación extraña - no resulta sorprendente, me supone, 
ya que todo lo que sentía extraño ahora – convirtiendo esto en 
algo natural. Como ser humano, yo nunca había sido la mejor en 
nada. Era aceptable en tratar con Renee, pero probablemente 
mucha gente podría haberlo hecho mejor; Phil parecía sostenerse 
a si mismo. Era buena estudiante, pero nunca la mejor de la clase. 
Obviamente, no podría ser tomada en cuenta en cualquier cosa 
atlética. Ni artístico o musical, ningún talento en particular del 
cual presumir. Nadie nunca me regaló un trofeo por  leer libros. 
Después de dieciocho años de mediocridad, me bastaron para ser 
una chica promedio. Ahora me di cuenta que hace mucho tiempo 
había perdido la aspiración de sobresalir en algo.  Sólo hice lo 
mejor con lo que tenia, nunca muy adecuado en mi mundo.  
Esto era realmente tan diferente. Era asombrosa ahora – para ellos 
y para mi misma. Yo había nacido para ser un vampiro. La idea 
hizo que deseara reír, pero también hizo que deseara cantar. Había 
encontrado mi lugar verdadero en el mundo, el lugar apropiado, el 
lugar donde brillé.  
Blog Widget by LinkWithin