martes, 27 de julio de 2010

Amanecer-Libro Tres-Bella-Cap.20 Poder

20. PODER

“Chelsea está tratando de romper nuestro vínculo” Edgard susurró. “Pero no puede encontrarlos, ella no puede sentirnos aquí…” Sus ojos me miraron. “¿Tu estas haciendo eso?”
Le sonreí con tono grave. “Estoy sobre todo esto”
Edward se tambaleo alejándose de me de repente, sus manos estiradas hacia Carlisle. Al mismo tiempo sentí un pinchazo mucho más agudo contra el escudo donde esto se abrigó de manera protectora alrededor de la luz de Carlisle. No fue doloroso, pero no fue placentero tampoco.
“¿Carlisle?,¿estás bien?” Edward agarrándolo desesperadamente.
“Si. ¿Por qué?”
“Jane” Edward respondió.
Al momento en que dijo su nombre, una docena de ataques puntiagudos golpearon en un segundo, apuñalando por todos lados el escudo elástico, apuntados a doce diferentes puntos brillantes. Me doblé, asegurándome que es el escudo no tenía daños. No parecía que Jane había sido capaz de traspasarlo. Eché un vistazo alrededor rápidamente, todos estaban bien.
“Increíble” dijo Edward.
“¿Por qué ellos no están esperando por la decisión?” siseó Tanya.
“Procedimiento normal” Respondió Edward bruscamente. “Ellos usualmente incapacitan a aquellos en juicio para que no puedan escapar”
Miré a través del campo a Jane, quien estaba mirando a nuestro grupo con furiosa incredulidad. Yo estaba muy segura que, aparte de mí, ella nunca había visto a nadie mantenerse en pie a través de su feroz asalto.
Probablemente no fue muy maduro. Pero me imaginé que le tomaría a ARO medio segundo adivinar – si es que ya no lo había adivinado ya – que mi escudo era más poderoso de los que Edward sabía, ya tenía un gran blanco en mi frente y no había realmente ninguna razón en tratar de mantener la extensión de lo que yo podía hacer en secreto. Así es que sonreí una enorme, petulante sonrisa justo hacia Jane.
Sus ojos se estrecharon, y sentí otra puñalada se presión, esta vez dirigida hacia mí.
Tiré mis labios más amplios, mostrando a mis dientes. 
Jane soltó un grito agudo de un gruñido. Todos se sobresaltaron, hasta la disciplinada guardia. Todos menos los ancianos, quienes no hicieron tanto como alza la vista de su conferencia. Su gemelo cogió su brazo mientras ella se agachaba para saltar.
Los Rumanos comenzaron a reírse entre dientes con oscura anticipación.
“Te dije que este era nuestro tiempo” Vladimir le dijo a Stefan.
“Solo mira la cara de la bruja” Stefan rió.
Alec acarició el hombro de su hermana con dulzura, luego la metió bajo su brazo. El volteó su cara hacia nosotros, perfectamente dulce, completamente angelical.
Esperé por alguna presión, alguna señal de su ataque, pero no sentí nada. El continuó mirando en nuestra dirección, su linda cara tranquila. ¿Estaba atacando? ¿Estaba él atravesando mi escudo? ¿Era yo la única que podía aun verlo? Agarré en la mano de Edward.
“¿Estás bien?” Me asfixié.
“Sí” El susurró.
“¿Está Alec intentándolo?”
Edward asintió. “Su don es más lento que el de Jane. Se arrastra. Nos tocara en algunos segundo”
Lo vi entonces, cuando ya tenía una pista de que buscar.
Una neblina extraña clara rezumaba a través de la nieve, casi invisible contra el blanco. Esto me recordó de un espejismo - una acción de deformación leve de la vista, una indirecta de un brillar. Empujé mi escudo de Carlisle y el resto de la línea de combate, con miedo de tener la niebla sigilosa muy cerca cuando golpeó. ¿Qué si esto se escabulló directamente por mi protección intangible? ¿Nosotros deberíamos correr?
Un bajo retumbar murmuró por la tierra bajo nuestros pies, y una ráfaga de viento hizo volar la nieve en ráfagas repentinas entre nuestra posición y la de los Voituri. Benjamín había visto la amenaza que se arrastra, también, y ahora él intentó llevarse la niebla de nosotros. La nieve hizo fácil ver donde él lanzó el viento, pero la niebla no reaccionó de ningún modo. Esto se pareció al aire que sopla inofensivamente por una sombra; la sombra era inmune.
La formación triangular de los ancianos finalmente se rompió cuando, con un crujido tormentoso, una profunda, estrecha grieta se abrió en un zigzag largo a través del medio del claro. La tierra se movió bajo mis pies un momento. Los flujos de nieve cayeron a plomo en el agujero, pero la niebla continuó directamente a través de el, tan intacta por la gravedad como había sido por el viento.
Aro y Caius miraron la tierra abrirse con los ojos ampliados. Marcus miró en la misma dirección sin emoción.
No hablaron, ellos esperaron, también, mientras la niebla se aproximaba a nosotros. El viento chilló más fuerte, pero no cambió el curso de la niebla. Jane sonreía ahora.
Y luego la niebla golpeó un muro.
Yo pude saborearla tan pronto cuando toco mi escudo – tenía un denso, dulce, empalagoso sabor. Me hizo recordar débilmente el entumecimiento de Novocaina sobre mi lengua.
La niebla se torció hacia arriba, buscando una brecha, una debilidad. No encontró ninguna. Los dedos de neblina penetrante torcieron hacia arriba y alrededor, intentando encontrar una entrada, y en el proceso ilustrando el tamaño asombroso de la pantalla protectora.
Había jadeos a ambos lados del desfiladero de Benjamín.
“!Bien hecho, Bella!” Benjamín alentó en voz baja.
Mi sonrisa retornó.
Podía ver los ojos estrechados de Alec, duda en su cara por primera vez mientras su neblina se arremolinaba inofensivamente alrededor del borde de mi escudo.
Y luego supe que yo podía hacer esto. Obviamente, yo sería la prioridad número uno, la primera en morir, pero mientras aguantara, estábamos en pie de igualdad con los Vulturi. Aún teníamos a Benjamín y a Zafrina; ellos no tenían ayuda sobrenatural en lo absoluto. Mientras yo aguantara.
“Voy a tener que concentrarme” Le susurré a Edward. “Cuando venga el mano a mano, va a ser difícil mantener el escudo alrededor de la persona correcta.”
“Los mantendré alejados de ti”
“No. Tú debes llegar a Dimitri. Zafrina los mantendrá alejados de mi.”
Zafrina asintió solemnemente. “Nadie tocará a esta joven” le prometió a Edward.
“Iría detrás de Jane y Alec yo misma, pero puedo hacer mayor bien acá.”
“Jane es mía” Siseó Kate. “Ella necesita una prueba de su propia medicina.”
“Y Alec me debe muchas vidas, pero me conformaré con la suya” Vladimir gruñió desde el otro lado. “Él es mío.”
“Yo solo quiero a Caius.” Tanya dijo eventualmente.
Los otros comenzaron a dividirse a los oponentes también, pero fueron rápidamente interrumpidos.
Aro miró calmadamente a la ineficaz niebla de Alec, finalmente habló.
“Antes que votemos” comenzó.
Moví mi cabeza enojadamente. Estaba cansada de esta charada. La sed de sangre estaba encendida en mí nuevamente, y sentía que ayudaría más a los otros más quedándome quieta. Yo quería pelear.
“Déjenme recordarles,” Aro continuó, “cualquiera sea la decisión del concejo, no necesita haber violencia aquí.”
Edward gruñó de una risa oscura.
Aro lo miró tristemente. “Sería una lamentable perdida a nuestra clase perder a alguno de ustedes. Pero a ti, joven Edward, y a tu neonata pareja. Los Vulturi estarían contentos el recibir a mucho de ustedes en nuestras filas. Bella, Benjamín, Zafrina, Kate. Hay muchas opciones ante ustedes. Considerenlas.”
La tentativa de Chelsea de influir en nosotros revoloteó impotentemente contra mi escudo. La mirada fija de Aro barrió a través de nuestros ojos duros, buscando cualquier indicación de vacilación. Por su expresión, él no encontró ninguna.
Sabía que él estaba desesperado por mantenernos a Edward y a mí, de aprisionarnos de la forma que había esperado esclavizar a Alice. Pero esta pelea era demasiado grande. Él no ganaría si yo vivía. Yo estaba ferozmente contenta de ser tan poderosa y de no dejarle otra salida que matarme.
“Votemos entonces” dijo con aparente renuencia.
Caius habló con la prisa impaciente. “La niña es un cálculo desconocido. No hay razón para permitir a un riesgo así existir. Debe ser destruida, junto con todos los que la protejan.” Sonrió en expectación.
Me reprimí un chillido de desafío para contestar su sonrisa satisfecha cruel.
Marcus levantó sus ojos inhumanitarios, pareciendo mirarnos mientras él votaba.
“No veo peligro inmediato. La niña es lo suficientemente segura por ahora. Siempre podremos reevaluar luego. Déjennos ir en paz.” Su voz era incluso más imperceptible que la de su hermano. Suspiros plumosos.
Ninguno de la guardia relajó sus posiciones listas con sus discrepantes palabras. La sonrisa burlona de anticipación de Caius no vaciló. Era como si Marcus no había hablado en absoluto.
“Debo dar el voto decisivo, al parecer.” Reflexionó Aro.
De repente, Edward se enderezó a mi lado. “Sí!!!” siseó.
Arriesgué un vistazo a él. Su cara brilló con una expresión de triunfo que yo no entendía – era la expresión que un angel de destrucción tendría mientras el mundo se quema. Hermosa y terrible.
Había una reacción baja de la guardia, un murmullo inquieto.
“¿Aro?” Edward llamó, casi gritó, una victoria no disimulada en su voz.
Aro vaciló por un segundo, evaluando este nuevo humor cautelosamente antes de responder.
“¿Sí, Edward? ¿Tienes algo más que agregar ...? "
“Tal Vez” Edward dijo amablemente, controlando su entusiasmo inexplicado. “Primero; ¿Si yo pudiera aclarar un punto?”
“Ciertamente” dijo Aro, levantando sus cejas, nada más que educado interés en su tono. Mis dientes chirriaron juntos; nunca era tan peligroso que cuando era cortés.
“El peligro que tu prevéis de mi hija – ¿esto pende enteramente de nuestra inhabilidad de prever cómo ella se desarrollará? ¿Ese es el quid de la cuestión?”
“Sí, amigo Edward,” Aro asintió. “Si pudiéramos estar segurísimos… estar seguros que, mientras crezca, ella será capaz de mantenerse escondida del mundo humano – sin poner en peligro la seguridad de nuestro oscurantismo…” El se calmó, encogiéndose.
“Entonce, si nosotros sólo pudiéramos saber con seguridad,” sugirió Edward, “exactamente en qué ella se convertirá... ¿entonces no habría ninguna necesidad de un consejo en absoluto?”
“Si hubiera alguna forma de estar absolutamente seguros,” Aro asintió, su voz emplumada sutilmente más aguda. Él no podía ver a donde Edward lo estaba llevando, tampoco yo. “Entonces, sí, no habría ninguna cosa que debatir.”
“¿Y nosotros partiríamos en paz, amigos una vez más?” preguntó Edward con un insinuación de ironía.
Aun más agudo. “Por supuesto, mi joven amigo. Nada me agradaría más.”
Edward rió en silencio triunfantemente. “Entonces realmente tengo algo más para ofrecer.”
Los ojos de Aro se estrecharon. “Ella es absolutamente única. Su futuro sólo puede ser hecho sobre conjeturas.”
“No absolutamente única,” Edward discrepó. “Rara, ciertamente, pero no única en su clase.”
Luché el choque, la esperanza repentina que salta a la vida, como esto amenazó con distraerme. La niebla sedosa todavía se arremolinaba alrededor de los bordes de mi escudo. Y, como luché para enfocar, sentí otra vez la aguda, apuñalante presión contra mi asimiento protector.
“Aro, ¿le pedirías a Jane que pare de atacar a mi esposa?” Edward pidió cortésmente. “Aun estamos discutiendo evidencia”
Aro levantó una mano. “Por favor, queridos. Déjennos oírle.”
La presión desapareció. Jane descubrió sus dientes hacia mi; no pude evitar sonreírle de vuelta a ella.
“¿Por qué no nos acompañas, Alice?” Edward llamó fuertemente.
“Alice” Esme susurró sorprendida.
¡Alice!
Alice, Alice, Alice!.
“Alice, Alice” otras voces murmuraron alrededor mío.
“Alice” Aro respiró.
Alivio y violenta alegría pasó a través de mí. Tomó de toda mi voluntad mantener el escudo donde estaba. La niebla de Alec todavía probada, buscando una debilidad - Jane vería si dejaba cualquier agujero.
Y luego los oí corriendo a través del bosque, volando, acercando la distancia tan rápido como podían sin esfuerzo absoluto en silencio.
Ambos lados estaban inmóviles en la expectativa. Los testigos de los Volturi fruncieron el ceño en la turbación fresca.
Luego Alice bailó entrando en el claro desde el sudeste, y parecí a la dicha de ver su cara otra vez podría votarme de mis pies. Jasper estaba sólo pulgadas detrás de ella, sus ojos de águila feroces. Cerca después de ellos corrieron tres forasteros; el primero era una hembra alta, musculosa con el pelo negro salvaje - obviamente Kachiri. Ella tenía los mismos miembros alargados y rasgos que otras Amazonas, aún más pronunciadas en su caso.
El siguiente era un pequeño vampiro femenino de tono aceituna con una trenza larga de pelo negro corto contra su espalda. Sus ojos de Borgoña profundos revolotearon nerviosamente alrededor de la confrontación antes de ella.
Y el último era un hombre joven... no tan rápido, no tan fluido en su correr. Su piel era de un imposible rico, oscuro café. Sus ojos cautelosos dirigidos a través de la reunión, y ellos eran el color de teca caliente. Su pelo era negro y trenzado, también, como la mujer, aunque no tan largo. Él era hermoso.
Mientras él se acercó a nosotros, un sonido nuevo ondas de choque enviada a través de la muchedumbre que miraba - el sonido de otro latido del corazón, acelerado con el esfuerzo.
Alice saltó ligeramente sobre los bordes de la niebla que se disipada que lamía mi escudo y vino a una parada sinuosa en el lado de Edward. Tendí la mano para tocar su brazo, y lo mismo hizo Edward, Esme, Carlisle. No había el tiempo para cualquier otra bienvenida. Jasper y los demás la siguieron a través del escudo.
Toda la guardia miró, la especulación en sus ojos, como los recién llegados cruzaron la frontera invisible sin la dificultad. Los musculosos, Felix y los demás como él, enfocaron sus de pronto esperanzados ojos en mí. Ellos no estaba seguros de qué mi escudo rechazaba, pero era claro ahora que no pararía un ataque físico. En cuanto Aro diera la orden, la campaña seguiría, yo el único objetivo. Me pregunté cuantos Zafrina sería capaz de cegar, y cuanto esto reduciría su marcha. ¿Lo suficiente para que Kate y Vladimir sacaran a Jane y Alec de la ecuación? Eso era todo lo que yo podía pedir.
Edward, a pesar de su absorción en el golpe el que él dirigía, se puso rígido con furia en respuesta a sus pensamientos. Él se controló y habló a Aro otra vez.
“Alice ha estado buscando a sus propios testigos estas últimas semanas,” él dijo al antiguo. “Y ella no vuelve con las manos vacías. ¿Alice, por qué no presentas a los testigos has traído?”
Caius gruñó. “!El tiempo para testigos ha pasado! ¡Has tu voto, Aro!”
Aro levantó un dedo para silenciar a su hermano, sus ojos se pegaron a la cara de Alice.
Alice avanzó adelante ligeramente y presentó a los extraños. “Esta es Huilen y su sobrino, Nahuel,”
Oyendo su voz… es como si nunca se hubiera ido.
Los ojos de Caius se apretaron mientras Alice nombraba la relación entre los recién llegado. Los testigos de los Volturi sisearon entre ellos. El mundo vampiro estaba cambiando, y todos podrían sentirlo.
“Habla, Huilen” Aro ordenó. “Danos el testimonio por el que fuiste traida.”
La delgada mujer contempló a Alice nerviosamente. Alice asintió en estímulo, y Kachiri puso su larga mano en el hombro de la pequeña vampiro.
“Soy Huilen,” anunció la mujer en claro pero extraño acento inglés. Mientras ella continuaba, era evidente que ella se había preparado para contar esta historia, que ella había practicado. Esta fluyó como una canción infantil conocida. “Hace un siglo y medio atrás, viví con mi gente, los Mapuche. Mi hermana era Pire. Nuestros padres la llamaron por nieve sobre las montañas debido a su hermosa piel. Y ella era muy hermosa - demasiado hermosa. Ella vino a mi un día en secreto y me dijo del ángel que la encontró en los bosques, que la visitaba de noche. La advertí.” Huilen sacudió su cabeza tristemente. “Como si las contusiones sobre su piel no advertían bastante. Yo sabía que era el Libishomen de nuestras leyendas, pero ella no escucharía. Ella fue embrujada.”
“Ella me dijo cuando estuvo segura que el niño de su ángel oscuro crecía dentro de ella. No intenté desalentarla de su plan de escaparse - yo sabía que hasta nuestro padre y madre estarían de acuerdo que el niño debía ser destruido, Pire junto con él. Fui con ella hasta la parte más profunda del bosque. Ella buscó a su ángel demonio, pero no encontró nada, cuidé de ella, cazando por ella cuando su fuerza fallaba. Ella comió los animales crudos, bebiendo su sangre. No necesité más confirmación de qué ella cargaba en su vientre. Esperé salvar su vida antes de que yo matara al monstruo.”
“Pero ella amaba al niño en su interior. Lo llamó Nahuel, por el gato de la jungla, cuando el creció más fuerte y rompió sus huesos – y aun así lo amaba.”
“No pude salvarla. El niño rasgó su camino fuera de ella, y ella murió rápido, rogando en todo momento que yo cuidara de su Nahuel. Su deseo moribundo – y yo accedí.”
“Él me mordió, aun cuando intenté levantarlo de su cuerpo. Me arrastré alejándome hacia la selva para morir. No llegué lejos - el dolor era demasiado fuerte. Pero él me encontró; el niño recién nacido luchó por la maleza a mi lado y me esperó. Cuando el dolor se terminó, él estaba arrimado a mi lado, durmiendo.”
“Cuidé de él hasta que fue capaz de cazar por si mismo. Cazamos en las villas alrededor de nuestro bosque, quedando entre nosotros. Nunca habíamos salido tan lejos de nuestro hogar, pero Nahuel deseaba ver a la niña aquí.”
Huilen dobló su cabeza cuando terminó y se mivió hacia atrás por lo que quedo parcialmente ocultada detrás de Kachiri.
Aro frunció los labios. Miró al joven de piel oscura.
“¿Nahuel, tienes ciento cincuenta años?” le preguntó.
“Sume o quite una década,” respondió en una clara, hermosa tibia voz. Su acento casi no se notaba. “Nosotros no llevamos la cuenta.”
“¿Y llegaste a la madurez a que edad?”
“Cerca de siete años después de mi nacimiento, más o menos, estaba totalmente crecido”
“¿No has cambiado desde entonces?”
Nahuel se encogió. “No que yo haya notado.”
Sentí un estremecimiento temblar por el cuerpo de Jacob. No quise pensar en eso aún. Yo esperaría hasta que el peligro pasara y pudiera concentrarme.
“¿Y tu dieta?” Aro presionó, pareciendo interesado a pesar de si mismo.
“Mayoritariamente sangre, pero algunas comidas humanas también. Puedo sobrevivir de cualquiera.”
“¿Fuiste capaz de crear un inmortal?” Mientras Aro gesticulaba a Huilen, su voz era abruptamente intensa. Me reenfoqué en mi escudo; tal vez estaba buscando una nueva excusa.
“Si, pero ningunos del resto puede.”
Un murmuro de chock corrió a través de los tres grupos.
Las cejas de Aro se alzaron. “¿El resto?”
“Mis hermanas.” Nahuel se encogió otra vez.
Aro miró desordenadamente por un momento antes de componer de su cara.
“Quizás deberías contarnos el resto de tu historia, pues parece haber más.”
Nahuel frunció el seño.
“Mi padre llegó a buscarme algunos años después de la muerte de mi madre.” Su apuesta cara se distorsionó un poco. “Él estaba encantado de encontrarme.” El tono de Nahuel sugería que el sentimiento no era mutuo. “Él tenía dos hijos, pero ningún hijo. Esperaba que me uniera a él, tal cual mi hermanas.”
“Estaba sorprendido de que yo no estuviera solo. Mis hermanas no eran venenosas, pero si eso se debía al género o a una coincidensia…. ¿Quién sabe? Yo ya tenía mi familia con Huilen, y no estaba interesado” – torció sus palabras – “en darle una oportunidad. Tengo una nueva hermana, ella llegó a la madurez hace casi diez años atrás.”
“¿El nombre de tu padre?” Caius preguntó rechinando sus dientes.
“Joham,” Nahuel respondió. “Se considera a si mismo un científico. Él piensa que está creando una nueva super-raza.” No haciendo ningún intento de escondes su desagrado en su tono.
Caius me miró. “¿Tu hija, es venenosa?” demandó duramente.
“No,” respondí. La cabeza de Nahuel se levantó ante la pregunta de Aro, y sus ojos de teca giraron llevados a mi cara.
Caius miró a Aro para confirmación, pero Aro estaba absorto en sus propios pensamientos. Él torció sus labios y miró fijamente a Carlisle, y luego Edward, y por fin sus ojos descansaron en mí.
Caius gruñó. “Nos encargaremos de las aberraciones aquí, y luego las seguimos al sur,” urgió a Aro.
Aro miró a mis ojos un largo, tenso momento. No tenía idea de lo estaba buscando, o lo que encontró, pero luego de haberme medido por ese momento, algo en su cara cambió, un cambio débil en el juego de su boca y ojos, y yo sabía que Aro había tomado su decisión.
“Hermano,” le dijo suavemente a Caius. “No parece haber ningún peligro. Esto es un inusual desarrollo, pero no veo amenaza alguna. Estos niños mitad vampiro son muy parecidos a nosotros, al parecer.”
“¿Es ese tu voto?” demandó Caius.
“Lo es.”
Caius frunció el ceño. “¿Y este Joham? ¿Este inmortal tan encariñado a la experimentación?”
“Tal ves debemos hablar con él,” Aro estuvo de acuerdo.
“Detengan a Joham si desean,” Nahuel dijo de plano. “Pero dejen a mis hermanas ser. Ellas son inocentes.”
Aro asintió, su expresión era solemne. Y luego se volteó a su guardia con una calurosa sonrisa.
“Querido,” los llamó. “No pelearemos hoy.”
La guardia asintió al unísono y se levantaron de su posición de listo. La niebla se disipo rápidamente, pero mantuve mi escudo en su lugar. Tal ves esto era un nuevo truco.
Analicé sus expresiones mientras Aro se volteaba hacia nosotros. Su cara era tan benigna como siempre, pero no la de antes. Sentí una extraña carencia de expresión detrás de sus facciones. Como si su maquinación hubiese terminado. Caius estaba claramente enfurecido, pero su rabia era interna ahora; estaba resignado. Marcus miró… aburrido; realmente no había otra palabra para ello. La guardia estaba impávida y disciplinada nuevamente; no había individuos entre ellos, solo el todo. Ellos estaban en formación, listos para partir. Los testigo de los Vulturi estaban aun cautelosos; unos tras otros, ellos partieron, esparciéndose en el bosque. Mientras su número disminuía, los restantes aceleraron. Pronto todos se habían ido.
Aro levantó sus manos hacia nosotros, casi disculpándose. Detrás de él, la mayor parte de la guardia, junto con Caius, Marcus, y las silenciosas, misteriosas esposas, estaban rápidamente dispersándose, con formación precisa nuevamente. Solo los tres que parecían ser su guardia personal se mantuvieron con él.
“Estoy tan contento de que esto se pudo resolver sin violencia,” dijo dulcemente. “Mi amigo, Carlisle – ¡que contento estoy de llamarte amigo de nuevo! Espero que no haya resentimientos. Se que entiendes la estricta carga que nuestro deber pone en nuestros hombros.”
“Vete en paz, Aro,” dijo Carlisle duramente. “Por favor recuerda que aun tenemos nuestro anonimato que proteger aquí, y controla a tu guardia de cazar en esta región.”
“Por supuesto, Carlisle,” Aro le aseguró. “Lamento haberme ganado tu desaprobación, mi querido amigo. Tal ves, con el tiempo, me perdones.”
“Tal ves, con el tiempo, si pruebas ser nuestro amigo nuevamente.”
Aro dobló su cabeza, la imagen del remordimiento, y derivó hacia atrás por un momento antes de girarse. Miramos en silencio como los cuatro últimos Volturi desaparecieron en los árboles.
Estaba todo muy tranquilo. No solté mi escudo.
“¿Realmente todo terminó?” le susurré a Edward.
Su sonrisa era enorme. “Si. Se dieron por vencido. Como todos los matones, son cobardes bajo toda esa arrogancia.” Se rió.
Alice se rió con él. “En serio, gente. Ellos no volverán. Todos se pueden relajar ahora.”
Había otro golpe de silencio.
“De toda la suerte putrefacta,” refunfuñó Stefan.
Y luego golpeó.
Los aplausos estallaron. Aullidos ensordecidos llenaron el claro. Maggie Palmeó a Shiobban en la espalda. Rosalie y Emmett se besaron otra vez - más largo y más ardientemente que antes. Benjamín y Tia se cerraron abrasándose, tal cual Carmen y Eleazar. Esme sostuvo a Alice y Jasper en un abrazo apretado. Carlisle estaba calurosamente agradeciendo a los recién llegado de Sudamérica quienes nos habían salvado a todos. Kachin se paró muy cerca de Zafrina y Senna, entrelazando la punta de sus dedos. Garrett levantó a Kate del suelo y la meció alrededor en un círculo.
Stefan escupió en la nieve. Vladimir gruñó con sus dientes juntos con una expresión amarga.
Y yo medio-escalé al gigante lobo rojizo para arrancar a mi hija de su espalda y luego la apreté a mi pecho. Los brazos de Edward estaban alrededor de nosotros en el mismo segundo.
“Nessie, Nessie, Nessie.” Canturreé.
Jacob se rió con su gran risa de ladrido y pincho tras de mi cabeza con su nariz.
“Callate,” mascullé.
“¿Me puedo quedar contigo?” Nessie demandó.
“Por siempre,” le prometí.
Teníamos para siempre. Y Nessie iba a estár bien y sana y fuerte. Como el mitad humano Nahuel, en ciento cincuenta años ella sería joven. Y todos estaríamos juntos.
La felicidad se expandió como una explosión dentro de mí – tan extrema, tan violenta que no estaba segura que la sobreviviría.
“Por siempre,” Edward hizo eco en mis oídos.
Yo no podía hablar más. Levanté mi cabeza y lo besé con una pasión que pudo haber encendido el bosque entero.
Yo no lo habría notado. 
Blog Widget by LinkWithin