martes, 27 de julio de 2010

Amanecer-Libro3-Bella-Cap. 17 Limite

17. LIMITE

"¿Vas a salir?"preguntó Edward con su tono despreocupado. Había cierta forzada compostura en su rostro. Abrazó a Renesmee sólo un poco más fuerte contra su pecho.

"Sí, unas pocas cosas de último momento...,"le respondí como por casualidad.

El sonrió con mi sonrisa favorita."Apresúrate a volver a mí."

"Siempre."

Tomé su Volvo de nuevo, preguntándome si él se había fijado en el cuentakilómetros después de mi último recado. ¿Cuánto había descubierto ya? Que tenía un secreto, seguro. ¿Habrá deducido la razón por la cual no le confié esto a él? ¿adivinó que Aro podría pronto saber todo lo que él sabe? Pensé que Edward debió llegar a esa conclusión, lo que explicaría por qué no me ha pedido ninguna respuesta a mí. Él debía estar intentando no especular demasiado, tratando de mantener mi accionar fuera de su mente. ¿Habrá relacionado esto con mi extraña forma de actuar la mañana que Alice se fue, quemando el libro en el fuego? No sé si él habrá saltado a esas conclusiones.

Era una tarde sombría, oscura como si fuera la noche. Pasaba velozmente por la penumbra con mis
ojos en las pesadas nubes. ¿Nevará esta noche? ¿Lo suficiente como para crear una capa en el terreno como en la escena de la visión de Alice? Edward estima que tenemos todavía dos días más.

Entonces nosotros tendremos que colocarnos en el claro, llevando a los Volturi hasta el lugar que nosotros elegimos.
Mientras pasaba a travez del oscuro follaje, consideré éste mi último viaje a Seattle. Pensé que yo sabía cuál era el propósito de Alice al enviarme a ese horrible punto muerto donde J. Jenks enviaba a sus más oscuros clientes. Si yo hubiera ido a sus otras oficinas, más legales, ¿hubiera sabido por qué tenía que preguntar? si yo me hubiera encontrado con Jason Jenks o Jason Scott, abogado legitimado, ¿lo hubiera descubirto como J. Jenks, proveedor de documentos ilegales? Tenía que recorrer la ruta por la cual sería imposible no descubrir la verdad. Esa fue mi idea.

Ya estaba oscuro cuando aparqué en el estaciomiento del restaurante, unos minutos más temprano, ignorando al ansioso mozo de la entrada. Me coloqué mis lentes de contacto y entonces ingresé para esperar por J dentro del restaurante. Aunque quería terminar con esta depresiva necesidad para volver con mi familia, J parecía tratar de evitar ensuciar su nombre; tenía el presentimiento de que esperarlo en el oscuro estacionamiento lo ofendería.

Di el nombre de Jenks y el Maître me condujo escaleras arriba a una pequeña habitación privada con un fuego chisporroteando en la chimenea. Tomó mi largo tapado marfil que yo usaba para ocultar lo que Alice creía apropiado vestir, y jadeé silenciosamente al ver mi vestido satinado de un suave rosa.

No pude evitar sentirme un poco halagada; todavía no me acostumbraba a ser linda para todos y no sólo para Edward. El maître tartamuedeó una serie de cumplidos mientras se retiraba inseguro de la habitación.

Me posicioné frente al fuego para esperar, manteniendo los dedos cerca de las llamas para calentarlos un poco antes del inevitable apretón de manos. No es como si J no fuera consciente de que algo pasaba con los Cullens, pero era un buen hábito para practicar.

Por medio segundo me pregunté cómo se sentiría poner mi mano en el fuego. Se sentiría como cuando me quemé...?

La entrada de J me distrajo de mi morbosidad. El maître le quitó su saco también y fue evidente que yo no era la única que se había arreglado para este encuentro.

"Lo siento, llegué tarde,"dijo J tan pronto como estuvimos solos.

"No, llega justo a tiempo."

El ofreció su mano y mientras nos dábamos el apretón, pude sentir que sus dedos segían estando notablemente más cálidos que los míos. No pareción incomodarlo.

"Se ve despampanante, si puedo ser tan atrevido, señora Cullen."

"Gracias, J. Por favor, llámeme Bella."

"Tengo que decir que es una experiencia diferente trabajar con usted que hacerlo con el señor Jasper. Mucho menos... inquietante."Sonrió dubitativo.

"¿De verdad? Siempre encontré a Jasper una persona con una presencia realmente tranquilizadora."

Sus cejas se juntaron."¿Es así?"murmuró educadamente aunque se encontraba claramente en desacuerdo.

Qué extraño. ¿Qué le hizo Jasper a este hombre?

"¿Conocé a Jasper de hace mucho?"

Él suspiró luciendo incómodo."He estado trabajando con el señor Jasper por más de veinte años, y mi antiguo compañero lo conoció quince años antes de eso... Él nunca cambia."Se encongió un poco.

"Sí, Jasper es un poco raro en ese sentido."

J agitó su cabeza como si el pudiera quitar con eso los horribles pensamientos."¿No se sentará, Bella?"

"En realidad, estoy un poco apurada. Tengo un largo viaje a casa."Mientras hablaba, saqué de mi bolso el grueso sobre con sus regalías y se lo di a él.

"Oh,"dijo, su tono denotaba un dejo de desilusión. El guardó el sobre en un bolsillo de su chaqueta sin siquiera fijarse en la cantidad."Estaba esperanado que pudiéramos hablar sólo por un momento."

"¿Sobre?"pregunté curiosa.

"Bueno, déjeme entregarle sus cosas primero. Quiero asegurarme de que esté satisfecha."

Se dio vuelta, puso su portafolio en la mesa y soltó los pestillos. Tomó un sobre de tamaño legal color marrón.

Aún sin tener idea qué es lo que debería buscar, abrí el sobre y le di al contenido una mirada superficial. J cambió el color de de la foto de Jacob así no sería evidente inmediatamente que era la misma foto en su registro de conducir y en su pasaporte. Los dos se veían perféctamente para mí, pero eso significaba poco. Miré por un segundo la foto en el pasaporte de Vanessa Wolfe y luego miré hacia otro lado rápidamente, con un nudo creciéndome en la garganta.

"Gracias,"le dije.

Su ojos se entrecerraron ligeramente, y noté que él estaba decepcionado de que mi examinación no fuera más dura."Puedo asegurarte que cada pieza está perfecta. Todas pasarán hasta el más reguroso escrutinio de los expertos."

"Estoy segura que sí. Agradezco muchísimo lo que has hecho por mi, J."

"Ha sido mi placer, Bella. En el futuro, siéntete libre de venir por mí, por cualquier cosa que la familia Cullen necesite."Él ni siquiera lo insinuó, pero esto sonaba como una invitación para que yo tomara el lugar de Jasper en esta relación.

"¿Había algo que querías discutir?"

"Er, sí. Es un poco delicado..."Hizo un ademán mientras miraba interrogativamente hacia la chimenea. Me senté en el borde, y él se sentó a mi lado. El sudor rociaba de nuevo su frente, y él sacó un pañuelo de seda azul de su bolsillo y comenzó a secárselo.

"¿Usted es la hermana de la esposa del señor Jasper? ¿O está casada con su hermano?"preguntó.

"Casada con su hermano,"le aclaré, preguntándome hacia donde llevaba esto.

"Usted debe ser la novia del señor Edward, ¿no?"

"Sí."

El sonrió pidiendo disculpas."He visto sus nombres un montón de veces, como se dará cuenta. Mis felicitaciones, aunque sea tarde. Es bueno saber que el señor Edward ha encontrado una encantadora compañera como usted después de todo este tiempo."

"Muchísimas gracias."

El pausó, limpiándose el sudor."Con el transcurrir de los años, usted debe imaginarse que he adquirido un sano nivel de respeto por el señor Jasper y por la familia entera."

Yo asentí cautelosa.

El tomó un profundo respiro y lo exhaló sin hablar.

"J, por favor, sólo diga lo que tenga que decir."

El tomó otro respiro y luego masculló rapidamente uniendo toda las palabras.

"Si usted pudiera asegurarme de que no está planeando alejar a la niña de su padre, dormiría mejor esta noche."

"Oh,"dije, paralizada. Me tomó un minuto entender la errada conclusión a la que él había llegado."Oh no. No es nada de eso para nada."Sonreí debilmente, tratando de tranquilizarlo."Solamente estoy preparando un lugar seguro para ella en caso de que algo nos pasara a mí o a mi esposo."

Sus ojos se entrecerraron."¿Está esperando que algo pase?"Se sonrojó y luego se disculpó."No es nada que me incumba."

Miré el suave sonrojo extenderse tras la delicada mebrana de su piel y estaba contenta -como lo estaba seguido- de no ser la neófita promedio. J parecía lo suficiente bueno, dejándo de lado su comportamiento delictivo, y sería una lástima matarlo.

"Uno nunca sabe."Suspiré.

Él frunció el ceño."Debería desearle la mejor de la suertes, entonces. Y por favor, no se enoje, querida, pero... Si el señor Jasper viene y me pregunta por los nombres que he puesto en estos documentos..."

"Por supuesto usted debe decírselo inmediatamente. Nada sería mejor que si el señor Jasper estuviera completamente enterado de esta transacción."

Mi transparente sinceridad pareció calmar un poco de su tensión.

"Muy bien,"dijo."¿Y sigo sin poder obligarla a quedarse a cenar?"

"Lo siento, J. Estoy corta de tiempo ahora mismo."

"Entonces, mis mejores deseos para su salud y felicidad. No dude en llamarme por cualquier cosa que la familia Cullen necesite, Bella."

"Gracias, J."

Partí con mi contrabando, mirando hacia atrás para ver que J se había quedado mirando fijo, con una expresión mezcla de ansiedad y arrepentimiento.

El viaje de regreso me tomó menos tiempo. La noche era negra así que apagué mis luces delanteras y corrí. Cuando llegué a la casa, la mayoría de los autos, incluyendo el Porsche de Alice y mi Ferrari, no estaban. Los vampiros tradicionales se habían ido lo más lejos posible para saciar su sed. Traté de no pensar en ellos cazando en la noche, encogiéndome al hacerme una idea mental de las víctimas.

Sólo Kate y Garret estaba en la habitación del frente, discutiendo juguetonamente sobre el valor nutricional de la sangre animal. Deduje que Garret había intentado una salida de caza al estilo vegetariano y lo había encontrado dificultoso.

Edward debía de haber llevado a Renesmee a casa para dormir. Jacob, sin duda, estaba en los bosques cercanos a la casita. El resto de la familia debía estar cazando también. Talvez estaban con los otros Denalis.

Cosa que me dejaba basicamente la casa para mí sola, y fui lo suficiente rápida como para tomar ventaja de esto.

Podía oler que era la primera que entraba al cuarto de Alice y Jasper luego de un largo tiempo, talvez la primera desde la noche que ellos nos dejaron. Caminé lo suficiente dentro de su enorme armario hasta que encontré la mochila que buscaba. Debía ser de Alice; era una mochila pequeña de piel negra, de la clase que se usa de cartera, lo suficiéntemente pequeña para que Renesmee pudiera cargarla sin verse fuera de lugar. Entonces les saqué algo de su dinero, tomando lo que serían dos veces los ingresos anuales de una familia americana. Pensé que mi robo sería menos perceptible si se lo sacaba a ellos que si se lo sabaca a cualquier otro en la casa, desde que este cuarto ponía a todos tristes. El sobre con el pasaporte falso y los documentos de identidad iban en la mochila sobre el dinero. Entonces me senté en el borde la cama de Alice y Jasper y miré hacia la penosa e insignificante maleta que era lo único que yo podía darle a mi hija y a mi mejor amigo para ayudarlos a salvar sus vidas. Me apoyé contra el poste de la cama sintiéndome impotente.

¿Pero qué más podía hacer?

Me senté por muchos minutos con la cabeza gacha cuando una buena idea vino a mí.

Si...

Si yo tenía que asumir que Jacob y Renesmee iban a escapar, entonces eso incluía la idea de que Demetri debería morir. Eso les daría a los sobrevivientes un pequeño respiro, incluyendo a Jasper y Alice.

Entonces, ¿por qué Alice y Jasper no podrían ayudar a Jacob y Renesmee? Si ellos se reunieran, Renesmee tendría la mejor protección imaginable. No había razón para que esto no sucediera, excepto por el hecho de que Jacob y Renesmee eran puntos ciegos para Alice. ¿Cómo comenzaría ella a buscar por ellos?

Deliberé por un momento y entonces dejé el cuarto, cruzando el hall hasta la suite de Carlisle y Esme. Como era usual, el escritorio de Esme estaba repleto de planos y programas, todo cuidadosamente acomodado en altas pilas. El escritorio tenía unos pocos casilleros sobre la superficie de trabajo; en uno había una caja de papel para carta. Tomé uno de los papeles y una lapicera.

Entonces me quedé mirando el marfileño papel en blanco durante cinco minutos completos, concentrándome en mi decisión. Alice talvez no sería capaz de ver a Jacob y Renesmee, pero ella podía verme. La visualicé a ella viendo este momento, deseando desesperadamente que ella no estuviera demasiado ocupada para prestar atención.

Lenta y deliberadamente, escribí las palabras 'RIO DE JANEIRO', todo en letras mayúsculas y en toda la hoja.

Rio se veía como el mejor lugar para enviarlos: Era lejos de aquí, Alice y Jasper ya estaban en América del Sur como se preveía de su último reporte, y no era como si nuestros anteriores problemas hubieran dejado de existir sólo porque ahora tuviéramos otros peores. Todavía estaba el misterio del futuro de Renesmee, el terror de su crecimiento acelerado. Ibamos a ir al sur igualmente. Ahora sería el trabajo de Jacob y de Alice, si pudiera ser así, buscar por las leyendas.

Incliné mi cabeza de nuevo en contra de las repentinas necesidades de llorar, apretando mis dientes.

Era mejor que Renesmee fuera sin mí. Pero ya la extrañaba tanto que apenas podía soportarlo.

Tomé un gran respiro y puse la nota debajo de todo dentro de la mochila, donde Jacob la encontraría lo suficiéntemente pronto.

Crucé mis dedos ya que -aunque era improbable que en su escuela le enseñaran portugués- Jake por lo menos había tomado español como su lengua a elección.

Ahora no quedaba nada más que esperar.

Por dos días, Edward y Carlisle se quedaron en el claro dónde Alice había visto a los Volturi aparecer. Era el mismo campo de batalla donde los neófitos de Victoria habían atacado el verano pasado. Me pregunté si esto le resultaba repetitivo a Carlisle, como un dejà vu. Para mí, todo sería nuevo. Esta vez Edward y yo nos quedaríamos con nuestra familia.

Nosotros sólo podíamos imaginar que los Volturi irían tras el rastro de Carlisle o Edward. Me
pregunté si los sorprendería que su presa no corriera. ¿Los volvería cautelosos? No podía
imaginarme que los Volturi necesitaran alguna vez serlo.

Aún pensando que era -gracias a mi suerte- invisible para Demetri, yo me quedé cerca de Edward. Por supuesto. Nos quedaban sólo unas horas para estar juntos.

Edward y yo no tuvimos una gran y última escena de despedida final, y tampoco planeé una. Si lo hacíamos era marcar el final. Sería como escribir las palabras 'El fin' en la última página de un manuscrito. Entonces no dijimos adiós, y nos quedamos muy cerca el uno del otro, siempre tocándonos. Como quiera que nos encontrara el final, no nos encontraría separados.

Hicimos una tienda para Renesmee, a unas pocas yardas dentro del protectivo bosque, y ahí también hubo más deja vu mientras nos encontrábamos de nuevo acampando en el frío con Jacob. Era imposible de creer lo mucho que las cosas habían cambiado desde el pasado Junio. Siete meses atrás, el triángulo de nuestra relación parecía imposible, tres formas diferentes de corazones rotos que no podían ser esquivados. Ahora todo estaba en pefecto balance. Se veía espantósamente irónico que el rompecabezas se hubiera armado justo en tiempo en el que debía ser destruido.

Comenzó a nevar de nuevo la noche antes de la víspera de Año Nuevo. Esta vez, los pequeños copos no se disolvieron en el pedregoso terreno del claro. Mientras Renesmee y Jacob dormían -Jacob roncando tan fuerte que yo me preguntaba como Renesmee no se había despertado- la nieve creó primero un fino glaceado sobre la tierra, y luego se transformó en gruesos amontonamientos. Para cuando el sol comenzaba a elevarse, la escena de la visión de Alice estaba completa. Edward y yo nos tomamos de las manos mientras fijábamos nuestra vista en el brillante y blanco campo, y ninguno de los dos habló tampoco.

Durante la temprana mañana, los otros se congregaron, sus ojos siendo la muda evidencia de su preparación -algo de sueve dorado, algo de fuerte carmesí. Poco después de que todos estuviéramos juntos, pudimos escuchar a los lobos moverse en el bosque. Jacob emergió de la tienda, dejando a Renesmee que todavía dormía para unirse a ellos.

Edward y Carlisle estaban acomodando a los otros en una suelta formación, nuestros testigos a los costados, como galerías.

Yo miraba desde la distancia, esperando en la tienda que Renesmee se levantara. Cuando ella lo hizo, la ayudé a cambiarse con las ropas que atenta yo había tomado dos días antes. Ropas con volados y femeninas pero que eran de igual manera lo suficientemente duras para no desgastarse o romperse -aún si la persona que las vestía montaba un gigante hombre lobo a travez de un par de estados. Sobre su chaqueta puse en la mochila negra con los documentos, el dinero, la pista, y mis notas de amor para Jacob, Charlie y Renee. Ella era lo suficiéntente fuerte para que esto no fuera una carga.

Sus ojos eran enormes mientras leía la agonía en mi rostro. Pero ella había adivinado bastante como para no preguntarme qué estaba haciendo.

"Te amo,"le dije."Más que nada."

"Yo también te amo, mami,"ella me respondió. Ella tocó el relicario en su cuello, que ahora tenía una pequeña foto de ella, Edward, y yo."Siempre estaremos juntos."

"En nuestro corazones nosotros siempre estaremos juntos,"le corregí en un susurro tan suave como un respiro."Pero cuando el tiempo llegue hoy, tu tendrás que dejarme."

Sus ojos se abrieron, grandes, y ella tocó con su mano mi mejilla. El silencioso 'No' fue tan fuerte como si ella lo hubiera gritado.

Peleé para tragar; mi garganta se sentía seca. "¿Harás eso por mí? ¿Por favor?"

Ella presionó sus dedos más fuerte en mi cara. '¿Por qué?'

"No puedo decírtelo,"susurré."Pero tu entenderás pronto, Lo prometo."

En mi cabeza vi el rostro de Jacob.

Asentí, entonces alejé sus dedos."No pienses en eso,"respiré en su oreja."No le digas a Jacob hasta que yo te diga que corras, ¿sí?"

Ella lo entendió. Ella asintió también.

Tomé de mi bolsilló un último detalle.

Mientras empacaba las cosas de Renesmee, un inesperado brillante color atrapó mis ojos. Un rayo de sol cruzó por el tragaluz y golpeó la preciosa caja antigua guardada en un rincón olvidado de una alta estantería. Lo consideré por un momento y luego me encogí de hombros. Luego de unir todas las pistas de Alice, no podía esperar que la confrontación venidera se resolviera en paz. ¿Pero por qué no comenzarla de la manera más amigable que fuera posible?, me pregunté a mí misma. ¿Qué podría lastimar? Entonces yo debí tener alguna esperaza -ciega y sin sentido esperanza- porque me levanté y tomé el presente de bodas que Aro me dio a mí.

Sujeté la gruesa cadena de oro alrededor de mi cuello y sentí el peso del enorme diamante acurrucado en el hueco de mi garganta.

"Hermoso,"susurró Renesmee. Entonces envolvió sus brazos alrededor de mi cuello, como si fuera un tornillo. La apreté contra mi pecho. Entrelazadas así, la cargué fuera de la tienda hacia el claro.

Edward levantó una ceja mientras yo me aproximaba, pero no preguntó por mi accesorio o por los de Renesmee. Él sólo puso sus brazos alrededor nuestro, apretando por un largo momento y luego, con un profundo suspiro, nos soltó. No podía ver un adiós en ningún lado en sus ojos. Talvez él tenía más esperanzas de las que él dijo.

Nosotras tomamos nuestro lugar, Renesmee subió agilmente en mi espalda para dejarme las manos libres. Me quedé unos pocos pasos detrás de la línea frontal compuesta por Carlisle, Edward, Emmet, Rosalie, Tanya, Kate, y Eleazar. Cerca mío estaba Benjamin y Zafrina; era mi trabajo protegerlos el mayor tiempo que pudiera. Ellos eran nuestra mejor arma ofensiva. Si los Volturi eran los que no podían ver, aunque sea por unos momentos, eso iba a cambiar todo.

Zafrina estaba rigida y fiera, con Senna casi como un espejo a su lado. Benjamin estaba sentado en el suelo, sus palmas presionadas contra la tierra, y murmuraba suavemente sobre fallas [se refiere a fallas geológicas]. La noche anterior, él esparció pilas de roca de una manera natural, y ahora se encontraban cubiertas de nieve por toda la pradera. No eran suficientes para lastimar a un vampiro, pero con suerte, suficientes para distraer a uno.

Los testigos se agrupaban a nuestra izquierda y nuestra derecha, algunos más cerca que otros -aquellos quienes declararon por sí mismos eran los más cercanos. Me di cuenta de que Siobhan presionaba sus sienes, sus ojos cerrados en concentración; ¿Estaba ella complaciendo a Carlisle? ¿Tratando de visualizar un resolución diplomática?

En los bosques detrás nuestro, los lobos, invisibles, estaban listos; sólo podíamos escuchar sus fuertes jadeos y sus corazones latiendo.

Las nubes se movieron, difuminando la luz por eso podría ser la mañana o la tarde. Los ojos de Edward se entrecerraron mientras inspeccioanaba la vista, y yo estaba segura de que él estaba viendo esta escena exactamente por segunda vez -siendo la primera vez la visión de Alice. Se vería igual justo cuando los Volturi arrivaran. Sólo teníamos minutos o segundos ahora.

Toda nuestra familia y aliados se preparó.

Desde el bosque, el grande y rojizo lobo Alpha vino para quedarse a mi lado; debía ser demasiado difícil matener su distancia de Renesmee cuando ella estaba en un inmiediato peligro.

Renesmee se estiró para enredar sus dedos en el pelaje de sus grandes hombros, y el cuerpo de ella se relajó un poco. Ella estaba más tranquila con Jacob cerca. Yo me sentí un poco mejor, también. Mientras Jacob estuviera con Renesmee, ella estaría bien.

Sin arriesgarse a mirar atrás, Edward retrocedió hasta mí. Estiré mi mano hacia delante así podía tomar su mano. El apretó mis dedos.

Otro minuto pasó, y me encontré presionándome para oír algún sonido de aproximación.

Y entonces Edward se tensó y bufó bajó por entre sus apretados dientes. Sus ojos se enfocaban en el bosque justo al norte de donde estábamos.

Nos quedamos mirando fijamente hacia donde él miraba, y esperamos mientras el último segundo pasaba

Blog Widget by LinkWithin